RETORNO DE LA INVERSIÓN

 

Los cálculos de retorno de inversión no son complejos. Deben considerarse dos factores para analizar el mismo:

El primer factor es el resultante de liberar la contrapresión en la tubería. Esto hace que el nuevo equilibrio se encuentre en un caudal más elevado.

 

El segundo factor, es la mejora en la operación, mantenimiento y vida útil de los equipos utilizados.

 

En el primer caso, se observa un incremento en la producción instantánea.

En el segundo, este se observa en la integral de producción del pozo con el tiempo, sumándose al valor de la producción incremental, la disminución de costos de reparación e intervenciones.

 

 

En algunos casos, es imposible evitar intervenciones esporádicas de mantenimiento en las bombas, pero el uso del NK Serie 4000 permite realizar intervenciones sin pulling en situaciones que sin su uso no sería posible por la viscosidad del fluido y su imposibilidad de ser desplazado. Esto reduce tanto los costos de la intervención como el tiempo de pozo fuera de operación.

 

Dado que el mantenimiento que exige el sistema es nulo, el único costo que debe considerarse es el consumo eléctrico.

 

Usualmente se obtienen incrementos de entre 20 y 100 % en la producción.

Con retornos de inversión menores a 1 año.

 

Este análisis es para pozos existentes y operando con problemas. Sin embargo, tenemos una vasta experiencia en pozos que eran imposibles de operar sin el No-Kalt, en cuyo caso, este cálculo se simplifica al retorno de operar el pozo frente a perderlo. En estas circunstancias, el retorno de inversión es infinito siendo que la alternativa es producción cero y la preparación del pozo, una pérdida.